Domingo
12.17.2017
10:51 AM
    ...
    Danos tu LIKE
    Menu Principal
    Novedades
    [11.17.2010]
    Dante Gebel -Predicas- (0)
    [06.09.2010]
    EL SILENCIO DE LA DESTRUCCION, ¡¡¡PREDICA!!! (0)
    [06.04.2010]
    HECHOS DE LOS APOSTOLES (0)
    [08.01.2010]
    HISTORIA DEL CRISTIANISMO [2 TOMOS] (0)
    [07.14.2010]
    JOHN HUS [DVD FULL] (0)
    [08.27.2010]
    LA HIJA DEL PASTOR (6)
    [07.14.2010]
    LA REINA DE PERSIA - ONE NIGHT WITH THE KING [RATDVD] (0)
    [07.14.2010]
    LA SEGUNDA OPORTUNIDAD CON MICHAEL W. SMITH (1)
    [07.14.2010]
    POSESION DEMONIACA [RAT] (0)
    [08.19.2010]
    SANIDAD INTERIOR Y LIBERACIÓN (0)
    Formulario de entrada
    Búsqueda
    Calendario
    «  Octubre 2010  »
    LuMaMiJuViSaDo
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
    Nuestra encuesta
    Estimen mi sitio
    Total de respuestas: 31
    Amigos del sitio
    Estadística

    Total en línea: 1
    Invitados: 1
    Usuarios: 0
    Archivo de registros

    DIOS EN GUATEMALA

    Inicio » 2010 » Octubre » 14 » LA PREGUNTA MÁS DIFÍCIL
    3:01 AM
    LA PREGUNTA MÁS DIFÍCIL


    La paternidad está llena de desafíos. ¿Quién de nosotros no ha tenido que responder a las preguntas que nos hacen nuestros hijos?

    «Papi, ¿por qué no puedo tener dos perritos?»

    «Si ustedes se casaron a los dieciocho, ¿por qué yo no?»

    «Papá, ¿qué es la Viagra?»

    Tales preguntas harían tartamudear a un sabio. Sin embargo, empalidecen comparadas con la que hace un niño durante un viaje.

    En una encuesta llevada a cabo por Lucado y Amigos (yo entrevisté a un par de personas en el pasillo) me encontré con la pregunta más complicada que padre alguno haya tenido que responder.

    ¿Cuál es la pregunta más temida por mamás y papás?

    Es la que hizo un niño de cinco años durante un viaje: «¿Cuánto falta todavía?»

    Póngannos problemas de geometría y sexualidad, pero no hagan a los padres responder a la pregunta: «¿Cuánto falta todavía?»

    Porque es una pregunta imposible. ¿Cómo hablar de tiempo y distancia a alguien que no entiende de tiempo y distancia? El padre novato asume que los hechos serán suficientes: «Trescientos ochenta kilómetros». ¿Pero qué es un kilómetro para un niño que no tiene edad ni siquiera para el jardín infantil? ¡Nada! ¡Es como hablarle en chino!

    El niño entonces pregunta: «¿Cuánto son trescientos ochenta kilómetros?» Ante esta pregunta, sientes la tentación de ser un poco más técnico y entonces explicas que un kilómetro equivale a mil metros, de modo que trescientos ochenta kilómetros multiplicados por mil metros equivalen a trescientos ochenta mil metros. No alcanzas a terminar la frase cuando el niño se desconecta. Se queda quietecito hasta que tú te tranquilizas y luego te pregunta: «Papá, ¿cuánto falta todavía?»

    El mundo de un pequeñín está deliciosamente libre de cuenta kilómetros y relojes de alarma. Le puedes hablar de minutos y kilómetros, pero el niño no capta tales conceptos. ¿Qué hacer entonces?

    La mayoría de los padres recurren a la creatividad. Cuando nuestras hijas eran bebés, les encantaba ver la película La sirenita. Así es que Denalyn y yo usábamos la película como una economía de escala. «Como si vieran tres veces seguidas La sirenita».

    Y por unos cuantos minutos, aquello parecía funcionar. Sin embargo, tarde o temprano, la pregunta volvía. Y tarde o temprano, decíamos lo que todos los padres dicen: «Sólo confía en mí. Disfruta del viaje y no te preocupes por los detalles. Te aseguro que regresaremos bien a casa».

    Y nos esforzamos para que así sea. No queremos que nuestros hijos se compliquen con los detalles. De modo que les decimos: «¡Confíen en nosotros!»
    ¿Suena familiar? Posiblemente. Jesús nos ha dicho lo mismo. Justo antes de su crucifixión, dijo a sus discípulos que los dejaría. «A donde yo voy [Pedro] no me puedes seguir ahora; mas me seguirás más tarde» (Jn 13.36).

    Tales palabras dieron origen a algunas preguntas. Pedro habló por sus compañeros y preguntó: «Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora?» (v. 37).

    Dime si la respuesta de Jesús no refleja la ternura de un padre hacia su hijo: «No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros ... vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis» (Jn 14.1-3).

    Lucado, Max: Cuando Christo Venga. Nashville : Caribe-Betania Editores.

    Difinitivamente en la vida Cristiana un elemento vital es creer, confiar y tene Fè en quien es nuestro Salvador. Muchas preguntas que tienes si Dios te las contestara no podrias entender sus respuestas y Él te dice, No se turbe tu corazón, cree en mí.

    Visiones: 274 | Ha añadido: Dios_en_Guatemala | Ranking: 0.0/0
    Total de comentarios: 0
    Nombre *:
    Email *:
    Código *: